¿Qué alimentos consumen los caballos?

La alimentación de los caballos domésticos 

En términos sencillos, los caballos comen hierba y heno, pero la sal, los concentrados y las frutas o verduras también pueden mejorar sus dietas, dependiendo del régimen de trabajo requerido y de la alimentación disponible.

Si se tiene un caballo de raza y se quiere que sea de una apariencia hermosa o se tiene un caballo de carrera, la alimentación es crucial para lograr la belleza, el brío, la fuerza y velocidad que se desea. 

Los caballos son herbívoros y, como tales, necesitan una dieta muy específica. Deben consumir mucha fibra para mantener su extremadamente largo y sensible tracto digestivo funcionando y deben comer poco y a menudo, casi todo el día.

Los caballos naturalmente quieren pastar todo el día y deben comer poco y a menudo. A continuación se presentan los  mejores tipos de alimento para caballos:

Hierba – los caballos aman la hierba. Es su alimento natural y es genial para su sistema digestivo (aunque tenga cuidado de que el caballo no coma demasiada hierba en primavera, ya que puede causar laminitis). 

Asegúrarse de que también elimina del pasto cualquier planta que pueda ser dañina para los caballos, como la hierba cana, que es muy común en el Reino Unido.

Heno o heno de leche – mantiene al caballo lleno y su sistema digestivo funcionando, especialmente en los meses más fríos de otoño a principios de la primavera, cuando no hay pasto disponible.

Fruta o verdura: añaden humedad. Una zanahoria cortada a lo largo es ideal. Sin embargo, hay algunas frutas y verduras que  se deben evitar.

Concentrados – si el caballo es viejo, joven, está amamantando, embarazada o compitiendo, el veterinario puede recomendarle concentrados, que son granos como la avena, la cebada y el maíz. 

Estos le dan energía al caballo. Además se debe tener en cuenta que pueden ser peligrosos si se mezclan las cantidades o combinaciones equivocadas, causando desequilibrios minerales.

Sal – es bueno ofrecer al caballo un bloque de sal para lamer o sal suelta en un recipiente separado en un pasto. Muchos propietarios descubren que a los caballos les encanta comer sal en los meses de verano.

Agua fresca – además de comida para caballos, el caballo necesita acceso a agua fresca y limpia tanto como sea posible, al menos dos veces al día. Si el caballo no tiene acceso a ella, entonces asegurarse de que no tenga agua inmediatamente después de la alimentación. 

El agua después de la alimentación, podría causar una obstrucción por la comida no digerida que se mueve demasiado rápido a través del tracto digestivo. Asegúrarse además, de que el agua del caballo no se congele en temperaturas invernales.

¿Cuánto deben comer los caballos?

Un caballo adulto promedio debe comer materia seca (lo que queda después de que toda el agua se evapore del alimento) que pesa alrededor de 1,5-3% de su peso corporal. Esto depende de la actividad del caballo y de la calidad del alimento.

En cuanto a la cantidad de heno para alimentar a un caballo, al menos la mitad de su dieta debe ser pasto o heno/hierba. Si un caballo es trabajado o montado, entonces necesita más comida durante el día o se queda con un peso inferior al normal. No se debe trabajar al caballo inmediatamente después de alimentarlo con comidas muy grandes. Esto es muy incómodo para el caballo y podría afectar a su digestión.

¿Qué alimentos consumen los caballos?

Tipo de alimentos que los caballos no deben comer

Lo que comen los caballos puede afectar seriamente a su salud. Por lo tanto, además de asegurarse de que el caballo está comiendo pequeñas cantidades de comida, también debe asegurarse de evitar alimentar a su caballo con lo siguiente:

Muchos bocadillos/tratamientos de frutas – estos pueden causar cólicos, obesidad, y pueden conducir a serios problemas de salud, incluyendo el doloroso problema de la laminitis en los pies. 

Asegurarse de que no se alimenta al caballo con más de una o dos cuñas de fruta, como una manzana, o una o dos zanahorias al día. También asegurarse de que el caballo no pasta cerca de un huerto o árbol frutal en temporada y colocar carteles en las vallas pidiendo a los miembros del público que no le den de comer ni le den golosinas.

Frutas de hueso, si no se deshuesan, pueden causar que su caballo se ahogue. Chocolate u otros alimentos azucarados – aunque el caballo disfruta comiéndolos, estos alimentos tienen alto contenido de azúcar no son necesarios y podrían provocar problemas de salud u obesidad.

Pan y pasteles – estos podrían causar una obstrucción en el tracto digestivo del caballo.

Carne – esto puede ser perjudicial para el caballo a largo plazo y no la necesita desde el punto de vista nutricional.

Las verduras de la familia de la col – nabos, coles, col rizada, brócoli, coles de Bruselas, entre otros,  dejan al caballo sintiéndose realmente incómodo y le producirán muchos gases.

Patatas y tomates – estos miembros de la familia de sombra nocturna no deben ser alimentos para  los caballos.

Desechos de jardín – hay muchos riesgos por los recortes de jardín, incluyendo plantas, hierbas y toxinas de los aerosoles de jardín que pueden ser venenosos. 

Aunque dar a los caballos hierba recién cortada puede parecer una buena idea, no se puede estar seguro de los otros residuos del jardín que podrían estar incluidos  y el caballo podría comer la hierba mucho más rápido que si la pasta de forma natural, por lo tanto, los  cólicos podrían  ser el resultado.

Heno mohoso o polvoriento – esto puede dañar los pulmones del caballo. Igualmente, el salvado no es bueno para los caballos y debe ser evitado a menos que sea necesario para una dieta específicamente prescrita.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *